"The Macallan" una experiencia con todos los sentidos

March 16, 2018

Que, mientras estás en medio de un tapón, con un sol abrazador y el aire acondicionado de tu vehículo dañado, te llame tu jefa para decirte que tienes que irte de viaje a Escocia por una semana, no tiene precio. Es como ver que el cielo se abre, te elevas, sales del tapón y caminas sobre las nubes. Ese viaje marcó un antes y un después en mi carrera periodística. Fui invitada por Ron Brugal a conocer cómo se hacía el whisky que representan en la República Dominicana, The Macallan. En aquel viaje, al que fuimos invitados un grupo de editores, conocimos el proceso de producción de principio a fin de esta exquisita bebida.

Empezamos por España. Allí conocimos a quienes trabajaban la madera, material principal en la elaboración de las barricas que añejan el whiskey. Aproveché, a pesar del sueño que tenía por el cambio de horario (jet lag), para conocer un poco las calles de Madrid, con GPS en mano. Me encantó el aire que allí se respira, sobre todo, lo que allí se come. Me senté en un pequeño restaurante y el olor a prosciutto era como el aromatizador del lugar. Pedí un trago de colores (no soy de eso, pero el lugar estaba para eso), y luego se fueron uniendo más compañeros de viaje.

Al siguiente día viajamos a Escocia en un pequeño avión, en donde el vino fue mi mejor aliado para combatir el pánico de volar.

Nos llevaron al café The Elephant House, en donde la escritora de Harry Potter J. K. Rowling, iba a inspirarse cuando apenas le alcanzaba para un café negro, a escribir la historia que la catapulto a la fama. Rogué que al igual que ella se me ocurriera algo a mí en aquel lugar, para que se repitiera la historia, pero por más que me esforcé, eso no sucedió…

 

Al día siguiente viajamos en bus a Craigellachie en la región de Speyside, la destilería en donde nace y se produce The Macallan. Allí nos llevaron a vivir la experiencia de cómo se hace la bebida espirituosa.

Nos quedamos en Easter Elchies House, una extensión de 158 hectáreas, de las que 36 se siembran en primavera con nuestra exclusiva variedad de avena Minstrel para la elaboración del whisky The Macallan. Construida en 1700, la casa se encuentra en el corazón de la finca de The Macallan.

 

Y uno de mis compañeros de viaje, Juan Manuel, no perdió tiempo y se vistió con su kilt, como mandan las costumbres de esa región.

En el tour de la fábrica empezaron por destaparme una barrica de whisky para que sintiera el olor de la bebida (estoy segura de que muchos hombres, incluyendo a mi esposo, hubieran disfrutado este momento un montón). El aroma del whisky era tan rico, que me lo puse de perfume y causé sensación.

 

Luego del recorrido nos fuimos en jeep a vivir una experiencia extrema por las plantaciones de cebada de la marca. Luego practicamos tiro al blanco, y por último, fuimos a parar en la casa de un empleado de la fábrica, quien nos preparó un rico BBQ y nos guardó una neverita llena de cervezas locales (fui feliz).

En la noche regresamos para tener una cena con el Whiskey Maker, Bob Dalgarno, quien nos contó su experiencia en esta profesión, y disfrutaos junto a él la degustación de diversas versiones de The Macallan.

Este fue un viaje maravilloso en el que pusimos a prueba todos los sentidos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

You Might Also Like:

Conociendo Starbucks Roastery en New York

June 22, 2020

Soufflé de zanahorias y queso manchego

June 1, 2020

1/15
Please reload