De paseo por un hotel de Trump y una loma de Panamá

March 24, 2018

La verdad es que no me gustan las alturas. Volar en avión para mi es una tortura, y vaya que me gusta viajar, conocer otras tierras, culturas, explorar nuevos destinos, pero esa es mi realidad. ¡Le tengo pánico a los aviones! En fin, a donde quiero llegar es que a la única altura a la que no le tengo pánico, es a las montañas.

Fui invitada en una ocasión junto a un grupo de periodistas de mi país, por parte de la marca de vehículos Nissan, a conocer el nuevo modelo de la nueva Audi Q7, en Panamá. Nos hospedaron en el lujoso hotel de Donald Trump, el Trump Ocean Club International Hotel and Tower.

El lujoso hotel se alza con unos 70 pisos que lo convierten en un de los más altos y grandes de América Central. La verdad es que en aspecto de lujo y elegancia, Trump y su hija siempre se las traen en sus propiedades. No tuve la oportunidad de explorarlo como me hubiese gustado, pero sí lo recorrí por unas horas y tuve la oportunidad de sentarme con mis compañeros de viaje a almorzar y cenar en algunos de sus restaurantes. 

 

Al dia siguiente de llegar, tuvimos la oportunidad de ir a la rueda de prensa en donde conocimos a detalle la nueva versión de la Q7, luego salimos del hotel a hacer un recorrido por la ciudad en el vehículo, y fuimos a parar a por una loma.

Mientras más subíamos, más nos arropaba la neblina. Aunque estaba asustada en principio, sabía que al final valdría la pena. Llegamos a la Posada Loma Grande.

Se trata de un pequeño complejo retirado (realmente MUY retirado) de la ciudad, el que diría es ideal para quien quiera literalmente perderse, escapar de la realidad e irse a desconectar por unos días del mundo. Pensé que algún día volvería para inspirarme y escribir mi próxima novela “La increíble historia de Laharly Fortuna”.

Allí, la dueña de la posada, nos esperó con una mesa repleta de entremeses preparados por ella misma. Me senté a conversar con ella mientras me preparaba un rico te de frutas silvestres.

 

Luego me dio un tour por la casa y pude darme cuenta que en cada rincón de la misma, había puesto un detalle especial que la caracterizaba.

 

Al caer la tarde, nos despedimos de Fátima, y tomamos nuestro rumbo de regreso al Trump Hotel. Dos lugares fascinantes y a la vez tan opuestos que conocer en Panamá, y en el mismo día. ¡Espero algún día regresar y volver con novela en mano!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

You Might Also Like:

Conociendo Starbucks Roastery en New York

June 22, 2020

Soufflé de zanahorias y queso manchego

June 1, 2020

1/15
Please reload